Inicio » Noticias » OPINIÓN | “La llegada del teletrabajo a la economía chilena”, por Mauricio Leiva

OPINIÓN | «La llegada del teletrabajo a la economía chilena», por Mauricio Leiva

Con la pandemia el experimento del teletrabajo se instaló de manera forzada y adelantó en al menos cinco años la llegada de la revolución digital 4.0. Si se implementa de manera exitosa en el futuro será muy importante y beneficioso para todos.

El covid-19 ha impulsado con fuerza el teletrabajo en nuestro país, generando una profunda transformación en nuestra economía. Conceptos como oficina en el hogar, oficina móvil, home office y trabajo remoto han cobraron gran importancia en los últimos dos meses. Muchas empresas públicas y privadas forzadamente han debido implementar esta modalidad de trabajo para poder sobrevivir y tener continuidad operacional, con el objetivo de disminuir sus pérdidas económicas y a su vez mitigar los efectos de una crisis económica sobre el mercado laboral y la economía chilena.

A continuación algunas variables y factores del teletrabajo en los que prestar atención para poder llevarlo de la mejor manera:

Tipo de generación

El teletrabajo ha representado un desafío no menor para las generaciones Baby Boomers (33%) y generación X (26%), las que acostumbradas al trabajo presencial han tenido que adaptarse rápidamente. Sin embargo, para los Milennials o generación Y (27%) y la generación Z (14%) trabajar en formato digital desde cualquier lugar hogar, Coworking, etc, es algo natural.

Tamaño de empresa

Si la empresa es de gran tamaño o multinacional cuenta con mayor capacidad tecnológica, recursos y velocidad para adoptar este formato de trabajo remoto con sus empleados. En cambio, en muchas de las empresas pymes y medianas no cuentan con la infraestructura, cultura y los procesos digitales adecuados son lentos. Existe una gran brecha.

Segmento Socioeconómico

Los segmentos socioeconómicos ABC1 y C2, de hogares con mayores ingresos de las empresas, pueden realizar sus trabajos mediante teletrabajo. En cambio los hogares con menores ingresos, como el C3, D, E, no pueden trabajar de forma remota y deben hacerlo en formato presencial.

Lee también | “Comunicaciones en tiempos de crisis”, por Pilar Ugarte

Tipo de Industria

Industrias como la alimenticia, farmacéutica, transporte y construcción requieren trabajo presencial, ya que en el corto plazo no pueden teletrabajar. Sin embargo, mediante la implementación de la robótica e inteligencia artificial en un futuro podrán hacerlo. En cambio en industrias como las comunicaciones, publicitaria, auditorías el teletrabajo sí se ha aumentado y profundizado con la pandemia, aunque lentamente en nuestro país.

Mercado laboral

Algunos de los beneficios que trae el teletrabajo es que aumenta la productividad; mejora la calidad de vida personal y familiar de los trabajadores; menor contaminación ambiental; movilidad digital; continuidad operacional; disminución del ausentismo laboral; disminuye los tiempos de desplazamiento; disminución de los costos fijos de la empresa; es inclusivo ya que permite incluir a personas discapacitadas y tercera edad, lo que ayuda a disminuir la desigualdad en Chile.

Informática

Se han masificado herramientas de apoyo muy útiles como webinar, videoconferencia, escritores virtuales, computadores con antivirus, calidad del Internet. Sin embargo, también existen riesgos digitales como la Ciberseguridad. Hay que tener cuidado con la confidencialidad de la información, reforzando las medidas de seguridad y protección a los accesos a la información corporativa de las empresas desde los computadores en los hogares.

Tendencia internacional del teletrabajo

Países líderes mundiales del teletrabajo poseen una alta tasa de penetración de su fuerza laboral en esta modalidad. Hoy Chile tiene un gran potencial de crecimiento porque su tasa es apenas un 10% de aquellos países. No hay alternativa, nuestros hábitos felizmente están cambiando obligatoriamente en esa dirección.

Con la pandemia el experimento del teletrabajo se instaló de manera forzada y adelantó en al menos cinco años la llegada de la revolución digital 4.0. Si se implementa de manera exitosa en el futuro será muy importante y beneficioso para todos: empresas, trabajadores, gobierno, profesionales y por ende para la economía chilena.

El teletrabajo en Chile llegó para quedarse luego del Covid-19. Bienvenido.

Mauricio Leiva

Presidente París Business & Real Estate

Alumni IdDC

LinkedIn