Inicio » Noticias » OPINIÓN | «¿Cómo entender la diversidad que debemos llevar a nuestros directorios?» por Pablo Jorquera

OPINIÓN | «¿Cómo entender la diversidad que debemos llevar a nuestros directorios?» por Pablo Jorquera

Nadie se cuestiona en este momento si llevar diversidad a un directorio es bueno o necesario, y en muchos casos de tanto escucharlo, sólo se asume que es algo beneficioso para sus resultados y los de la organización como un todo.

Pablo Jorquera

Director Educational Travel Group

Alumni IdDC

Linkedin

Nadie se cuestiona en este momento si llevar diversidad a un directorio es bueno o necesario, y en muchos casos de tanto escucharlo, sólo se asume que es algo beneficioso para sus resultados y los de la organización como un todo. Sin embargo, el concepto de diversidad usualmente no es entendido por todos de la misma forma, a veces se confunde con generar valor por el sólo hecho de cambiar la composición del grupo, y genera preguntas como, ¿debemos cambiar la composición etaria?, ¿incorporar mujeres?, ¿incorporar personas que representen minorías? o ¿incorporar consumidores representativos de nuestros mercados?

Es muy importante entender que no todos tenemos el mismo concepto de diversidad, y que muchos la abrazan como una necesidad, aún antes de evaluar las verdaderas necesidades de sus propias realidades.

Desde luego que hay preguntas y respuestas simples como,  ¿debemos incorporar mujeres en un directorio dónde sólo tenemos hombres?, la respuesta es desde luego que sí. Las mujeres agregan una mirada que los hombres no tenemos y hacen un gran aporte a las decisiones, acciones, y formas de hacer las cosas que son del ámbito del Directorio. Sin embargo, ¿es sólo eso?

Lee también | «El cambio climático y su importancia para los directorios de empresas chilenas más verdes» por Mauricio Leiva

Una nueva mirada a la diversidad

Yo propongo entender la diversidad como el traer diferentes formas de ver el mundo, incorporar nuevas interpretaciones, nuevas formas de pensar, y nuevas experiencias profesionales; entendiendo que el punto de partida debe ser analizar lo que nos falta, para conseguir las personas que efectivamente nos ayuden a hacer una diferencia sobre lo que ya tenemos.

Siguiendo mi ejemplo anterior, no es sólo incorporar una mujer por su género, es también incorporar una mujer con competencias que agreguen valor al proceso de análisis y toma de decisiones, que comparta los valores de nuestra organización, que sea propositiva, que tenga el carácter suficiente para defender sus ideas cuando encuentre rigidez en las respuestas, y que sea reconocida por sus pares para que tenga el espacio de reconocimiento y respeto indispensable para su gestión.

La invitación es hacer la diversidad parte de nuestra estrategia de negocio. Hacernos cargo de “los puntos ciegos” que tiene nuestro directorio, y entender el “groupthink” como uno de nuestros grandes riesgos. 

No debemos perder de vista que, si en nuestro Directorio todos vienen del mismo lado y piensan más d menos igual, lo más probable es que van a ser ciegos a las mismas cosas, y eso sí que puede ser un gran problema.