Inicio » Noticias » Riesgos políticos: cómo los directorios pueden guiar una respuesta geoestratégica efectiva

Riesgos políticos: cómo los directorios pueden guiar una respuesta geoestratégica efectiva

Los riesgos políticos están aumentando rápidamente, sobre todo a medida que los gobiernos alrededor del mundo cambian políticas, regulaciones y tácticas en respuesta a la pandemia del covid-19. En un estudio de EY con más de mil ejecutivos del C-Level globales, cerca de 60% ha dicho que sus directorios estaban dedicando más tiempo a la discusión de riesgos políticos que hace dos años.

Los riesgos políticos están aumentando rápidamente, especialmente a medida que los gobiernos de todo el mundo cambian las políticas, regulaciones y tácticas en respuesta a la crisis sanitaria originada por el covid-19. La pandemia también ha intensificado y acelerado las fuerzas geopolíticas transformadoras a largo plazo que ya estaban en juego, ampliando aún más los riesgos políticos globales. En una reciente encuesta de EY a más de 1.000 ejecutivos globales del C-suite, casi el 60% dijo que su directorio estaba dedicando más tiempo al riesgo político que hace dos años.

El riesgo político abarca cuatro elementos. El primero es el riesgo geopolítico derivado de los intereses de los países en conflicto y la transformación en los sistemas internacionales. El riesgo político también incluye los riesgos del país derivados de la política nacional, así como los riesgos relacionados con el cambio de las regulaciones locales, nacionales o internacionales. El cuarto elemento comprende los riesgos sociales derivados del activismo público.

La palabra «riesgo» a menudo tiene una connotación negativa, y si bien los riesgos plantean amenazas, muchos líderes empresariales también ven oportunidades. Las empresas pueden identificar mejor las oportunidades que presentan los riesgos políticos si incorporan estos riesgos en sus enfoques más amplios de gestión de riesgos, estrategia y gobernanza. En estos contextos, destacamos ciertas áreas de interés para los directorios y los pasos que pueden tomar para ayudar a guiar a sus compañías a formular respuestas geoestratégicas más efectivas a los riesgos políticos actuales y emergentes.

Algunas preguntas que el directorio debe considerar: ¿Las oportunidades y los riesgos son evaluados adecuadamente en los procesos de planificación estratégica y de gestión de riesgos corporativos de la empresa? ¿Los riesgos políticos están integrados a los escenarios de la empresa y en sus planes de contingencia de negocios? ¿Cual la exposición de la empresa a su reputación relacionada a riesgos políticos?

Comprender las fuerzas geopolíticas actuales

  • Globalización: El auge de China, los cambios en curso en la política exterior de Estados Unidos y los esfuerzos de los gobiernos y las economías para ejercer y consolidar el poder en la UE y en otros lugares han planteado cada vez más preguntas sobre la globalización. El auge del populismo en los últimos años ha contribuido aún más a los crecientes sentimientos antiglobalización y a un cambio hacia la regionalización y la fragmentación de los sistemas económicos y políticos. Las «reglas del juego» tradicionales están ahora en constante cambio, y están surgiendo nuevos centros de poder regionales alrededor de China, Estados Unidos y los bloques dentro de la UE. La pandemia de covid-19 está acelerando las rivalidades de poder global, se aleja de la globalización y cambia al sistema de comercio global. Estas cuestiones plantean los cuatro componentes del riesgo político: geopolítico, país, regulatorio y social.
  • Tecnología: La pandemia de covid-19 amplifica la competitividad nacional, la seguridad nacional y la competencia geopolítica, en particular porque las organizaciones han acelerado exponencialmente sus estrategias y capacidades digitales para mejorar sus funciones operativas, de trabajo remoto, comercio electrónico y comunicaciones. Los países y las empresas que dominan las nuevas tecnologías, como la automatización, la ciberseguridad, la inteligencia artificial y la robótica avanzada, están facultados para dominar los entornos políticos y comerciales mundiales. Esto es lo que está impulsando la carrera mundial actual por el dominio de la tecnología 5G: la innovación tecnológica acelera la competencia geopolítica entre los bloques de poder, y dicha competencia acelera la innovación. Al mismo tiempo, la politización de la ciencia y la tecnología se está intensificando, particularmente con respecto a la vacunación y la privacidad.
  • Demografía: el envejecimiento de las sociedades es una tendencia fundamental a nivel mundial. Pero este envejecimiento no se distribuye de manera equitativa, lo que crea riesgos para la estabilidad política interna en países con poblaciones sobrevaloradas, ya sean mayores o menores. Las poblaciones mayores enfrentan mayores riesgos de salud y financieros que las poblaciones más jóvenes. Las poblaciones más jóvenes, particularmente en las economías emergentes de crecimiento, pueden enfrentar mayores desafíos a las oportunidades. Los países con grandes concentraciones de poblaciones mayores o más jóvenes enfrentan desequilibrios de la fuerza laboral y conflictos intergeneracionales por cuestiones políticas clave, como la globalización, los sistemas de salud y el medio ambiente. Tomados en conjunto, estos países enfrentan mayores riesgos políticos, incluidas las dificultades económicas y la desigualdad y los disturbios sociales relacionados.
  • Medio ambiente: El cambio climático y otros problemas ambientales se han convertido en un problema político dominante en todo el mundo, y las empresas sienten una creciente presión social para tomar medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes ambientales. Si bien la pandemia de covid-19 puede haber desviado temporalmente el enfoque político de los problemas ambientales, también ha resaltado esos problemas, ya que las emisiones a nivel mundial se han reducido drásticamente por los cierres económicos y sociales, lo que resulta en cielos despejados sobre ciudades que anteriormente estaban cubiertas de smog. Las fuerzas científicas y sociales detrás del activismo ambiental persisten y es probable que se expandan, lo que significa que los países, gobiernos, empresas y sociedades a nivel mundial deberán atenderlos. Dicho eso Las cuestiones ambientales son cuestiones transnacionales que requieren una respuesta de política globalmente colaborativa, similar en ciertos aspectos a cómo la pandemia de covid-19 exige una respuesta de política globalmente colaborativa. La incapacidad actual de los gobiernos para colaborar en estos temas globales impide la mitigación de riesgos y el desarrollo de soluciones.

Además de estas fuerzas, se puede esperar que las condiciones económicas globales, las condiciones del mercado financiero y otros desarrollos políticos tengan el mayor impacto en la perspectiva comercial global.

Comprender y salvaguardar la cadena de suministro global

La globalización y el proveedor único justo a tiempo o el suministro de un solo país están bajo un escrutinio más detallado. Las empresas han estado reevaluando sus estrategias de suministro con China debido al aumento de los costos, un entorno empresarial desafiante y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

La pandemia de covid-19 ha acelerado rápidamente la búsqueda de muchas empresas de «China más uno» y otros esfuerzos de diversificación de la cadena de suministro. La identidad del «más uno» no está clara, y se cita a India y México como proveedores potenciales del país, incluso cuando los desafíos a ese estado son evidentes para cada país.

Ciertas industrias, como la médica, la farmacéutica y la tecnología, pueden liderar el camino en el llamado nearshoring, o «en el mercado, para el mercado» para soportar mejor los riesgos de las continuas restricciones al movimiento de personas, bienes y tecnologías. Las empresas de todos los sectores deben considerar más de cerca su papel en la cadena de suministro global y comprender cómo proteger y mitigar la pérdida o reducción de suministros y activos clave, incluida la adopción de estrategias para fuentes de suministros locales y alternativas.

Abordar las expectativas cambiantes y conflictivas del cliente

Los gobiernos, las empresas y las personas son todos consumidores. La tecnología ya ha cambiado drásticamente la forma en que las sociedades viven y trabajan en todo el mundo durante la última década, y los bloqueos económicos y sociales provocados por la pandemia covid-19 han tenido un impacto inmediato y explosivo en las necesidades y expectativas de los consumidores.

Se puede esperar que la demanda del consumidor se mueva aún más rápidamente hacia soluciones y servicios digitales y que aborde los problemas de salud, incluso cuando la demanda se ve limitada y transformada por desafíos financieros y de otro tipo. Nuevas perspectivas sobre el consumismo, el comercio, la cadena de suministro y la globalización que ya estaban cambiando están cambiando aún más como resultado de la pandemia. Preguntas sobre el propósito corporativo, la globalización, la oportunidad económica y la prosperidad.

Considerar el riesgo reputacional y los impactos de los interesados

El riesgo político impacta y es impulsado por los gobiernos y la sociedad. Estas relaciones circulares aumentan los riesgos para la reputación corporativa donde los gobiernos y/o la sociedad perciben errores corporativos. Una sola acción discreta puede desencadenar una condena generalizada (o, menos probable, elogios) por parte de gobiernos, reguladores, empleados y consumidores.

A medida que el capitalismo de los stakeholders gana terreno a nivel mundial, los inversores, empleados, consumidores y otros stakeholders clave juzgarán cada vez más a las empresas en función de cómo actúan hacia ellas, las comunidades donde hacen negocios y el medio ambiente.

Te puede interesar | ¿Cómo realizar las juntas ordinarias y extraordinarias de accionistas y tenedores de bono en tiempos de covid-19?

Los reguladores también continuarán analizando el comportamiento corporativo, facilitado por la tecnología que puede mejorar la detección de violaciones legales y de cumplimiento y alimentada por las demandas de la sociedad. Es necesaria una cultura corporativa sólida para impulsar los estándares, las comunicaciones y los comportamientos correctos para que las empresas ayuden a mantener y mejorar su sostenibilidad, reputación y valor en el mundo actual impulsado por las redes sociales.

Las condiciones creadas por la pandemia de covid-19 aumentan significativamente la necesidad de que las empresas consideren a las partes interesadas a medida que actúan para reabrir y expandir sus negocios.

Escanee, enfóquese y actúe para gestionar los riesgos políticos

Los impactos multidimensionales de los riesgos políticos se pueden sentir en todo el espectro de la actividad empresarial. Por lo tanto, las empresas deben identificar sus principales riesgos políticos, incluidas las amenazas y las oportunidades. Los directorios pueden ofrecer ayuda efectiva al ver que el riesgo político se asigna a un individuo, comité o función específicos a nivel gerencial y que dicho cesionario está facultado para trabajar de manera cruzada en toda la empresa para identificar, evaluar y abordar adecuadamente esos riesgos.

La gestión de riesgos políticos generalmente se asigna mejor a las personas o funciones que ya cumplen una función interfuncional, como los funcionarios de finanzas o de gestión de riesgos. Asignar el riesgo político a la persona o función habilitada apropiada es solo el primer paso. El segundo es garantizar que se utilicen herramientas eficaces de gestión de riesgos políticos.

Dados los elementos que cambian rápidamente en los cuatro componentes del riesgo político, los directorios deben ver que los recursos apropiados están disponibles para permitir que la administración recopile datos y realice análisis de escenarios sobre riesgos y desarrollos políticos. Los directorios también deberían ver que sus empresas adopten una geoestrategia que incorpore la evaluación de riesgos políticos en la gestión de riesgos, la estrategia y la gobernanza. Escanear, enfocarse y actuar sobre los riesgos políticos ayudará a evitar las amenazas y aprovechar las oportunidades que plantean.

Preguntas que el directorio debe considerar:

  • ¿La gerencia proporciona regularmente al directorio información y perspectivas de futuro relacionadas con los riesgos geopolíticos, los riesgos nacionales, los desarrollos regulatorios y los riesgos sociales?
  • ¿Se evalúan adecuadamente los riesgos y oportunidades políticos en los procesos de planificación estratégica y gestión de riesgos empresariales de la empresa?
  • ¿Se integran los riesgos políticos en el escenario de la compañía y los planes de contingencia comercial?
  • ¿Tiene la gerencia las habilidades y procesos apropiados para evaluar y manejar los riesgos políticos?
  • ¿Qué procesos y herramientas internas permiten la gestión del riesgo político?
  • ¿Qué proveedores externos se están utilizando para aumentar el punto de vista de la administración?
  • ¿Qué cambios se deben considerar en la cadena de suministro de la compañía debido a la naturaleza cambiante de los riesgos y oportunidades políticas?
  • ¿Cómo están afectando los riesgos políticos a los stakeholders clave de la empresa?
  • ¿Qué exposición tiene la empresa a su reputación en relación con sus riesgos políticos?

Fuente: EY Center for Board Matters