Inicio » Noticias » OPINIÓN | “Hacer historia o ser historia”, por Patricio Viguera

OPINIÓN | «Hacer historia o ser historia», por Patricio Viguera

Resguardar y rentabilizar la inversión de los accionista es, para todo director, algo así como su primer mandamiento. En el último tiempo y casi sin darnos cuenta, las salas de reuniones se han ido atiborrando de evaluaciones de riesgos, análisis situacional y planes de contingencia. Los programas de continuidad de negocios, estrategias de sostenibilidad y […]

Resguardar y rentabilizar la inversión de los accionista es, para todo director, algo así como su primer mandamiento. En el último tiempo y casi sin darnos cuenta, las salas de reuniones se han ido atiborrando de evaluaciones de riesgos, análisis situacional y planes de contingencia. Los programas de continuidad de negocios, estrategias de sostenibilidad y protocolos de seguridad, son el pan de cada día. Sobretodo, desde el pasado 18 de octubre y recientemente con la pandemia del COVID-19.

Directores y gerentes vamos siendo arrastrados en una vorágine de titulares, reportajes y twits, donde las decisiones se centran en la urgencia de la inmediatez y en medidas para mitigar la diversidad de riesgos emergentes. Probablemente sin quererlo, dominadas por el miedo y la incertidumbre, nos vamos convirtiendo en seguidores y observadores expectantes de los acontecimientos.

Sin embargo, y a pesar del enrarecido ambiente social y económico mundial, hay compañías con una mirada distinta e inspiradora. Organizaciones cuyos directivos han dejado de moverse desde el complejo manejo de los riesgos y sus probabilidades, hacia un camino distinto y más alentador. Empresarios, directores y gerentes que han visto en estas crisis la oportunidad de convertirse en protagonistas de la historia, tomando decisiones a la vanguardia, innovando y cambiando incluso, las reglas de su industria.

«La responsabilidad de un directorio, es también establecer una posición estable frente a las circunstancias y a contingencias que son cambiantes», Patricio Viguera

La instancia está permitiendo que directores y gerentes visionarios estén acercándose y comprendiendo mejor a sus clientes y proveedores, teniendo conversaciones distintas con sus equipos de trabajo y estableciendo nuevos vínculos con sus comunidades.

¿El resultado? Decisiones menos convencionales, que los están convirtiendo en protagonistas de su historia. Por ejemplo, la Universidad de Santiago, que en pleno Estallido Social, decide incorporar a su nómina, a trabajadores subcontratados para brindarles la misma protección y beneficios que a sus funcionarios de planta. Compañías que han definido políticas de sueldo mínimo ético, que han adelantado la jornada de 40 horas; aun cuando la ley no se encuentra publicada. Otras empresas iniciaron hace tiempo contactos concretos con su comunidad, para construir relaciones de mayor confianza y colaboración mutua, como lo hizo Aguas del Altiplano en Iquique, haciendo de Cavancha la primera playa en Chile con duchas públicas gratuitas, entre otros ejemplos notables.

A mi modo de ver, la responsabilidad de un directorio, es también establecer una posición estable frente a las circunstancias y a contingencias que son cambiantes. Definir y declarar una manera de ser y estar en el mercado y en su mundo, que en lo posible, permita construir una historia de éxito memorable para la empresa, su marca, sus productos, trabajadores y accionistas.

Patricio Viguera

Alumni IdDC

linkedin.com/in/patricio-viguera