Inicio » Noticias » Karen Thal: “Las mujeres que llegan a cargos de poder tienen la obligación de abrir puertas a otras mujeres”

Karen Thal: “Las mujeres que llegan a cargos de poder tienen la obligación de abrir puertas a otras mujeres”

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Karen Thal, primera mujer en 70 años en presidir ICARE, conversó con el Instituto de Directores de Chile sobre los principales avances y desafíos para las mujeres en la Alta Dirección en Chile.

Si bien en los últimos años la presencia de mujeres ha aumentado de un 20,7% a un 22,8% en puestos de alta gerencia y de un 10% a 14,7% en directorios en Chile, para la presidenta de ICARE y Cadem, Karen Thal, esto no es suficiente. “El avance es lento. Todavía hay 40% de las empresas que reportan que tienen cero mujeres en sus directorios”, asegura.

 A su juicio, ¿cuál es la principal piedra de tope en esta materia?

Las barreras son legales, institucionales y culturales. En las barreras legales, la principal es la ley que hace que hoy contratar mujeres sea más caro que contratar hombres porque, entre otras cosas, hay que pagar sala cuna si hay más de 20 mujeres. Es urgente avanzar en una ley que desvincule el costo del cuidado de menores de 3 años a la contratación de mujeres. En la institucionalidad, necesitamos un sistema pre escolar y escolar que dialogue con los horarios de trabajo. Y en lo cultural, nos falta avanzar en corresponsabilidad.

¿Qué acciones debiera realizar el mundo empresarial para disminuir la brecha de género que existe hoy en Chile?

En las empresas, en algunas más que en otras, se están ya haciendo muchas cosas. Algunas medidas que funcionan son  ⁠los procesos de selección sin sesgos, la igualdad salarial, la adaptabilidad laboral, el fomento de la corresponsabilidad parental, medir y gestionar indicadores de género, y por sobretodo, tener convicción de que éste es un tema importante.

¿Qué estrategias pueden adoptar las mujeres que aspiran a alcanzar puestos de alta dirección en el panorama empresarial chileno?

Las mujeres que llegan a cargos de poder tienen la obligación, creo yo, de abrir puertas a otras mujeres. No estoy de acuerdo con mujeres que dicen que han llegado a donde están solo por sus capacidades, sin ayuda como mujeres. La verdad es que no es así. Por supuesto que son muy capaces, pero también es cierto que antes ha habido muchas mujeres que han luchado y dedicado su vida a trabajar por que las mujeres puedan tener las mismas oportunidades que los hombres.

¿Qué papel juega el Gobierno y otras instituciones en la promoción de la participación de las mujeres en la alta dirección en Chile?

El Estado, esto es interesante, ha ido a la vanguardia en paridad en los directorios de empresas públicas, medida que ha trascendido gobiernos de diversas tendencias políticas y que se ha ido fortaleciendo. Eso es destacable. Hoy el gobierno tiene la posibilidad de mandar indicaciones a su proyecto de Sala Cuna Universal. Sería un gran legado si se lograra aprobar un proyecto después de 25 años de discusión sobre este tema.

¿Cómo la diversidad puede contribuir al crecimiento económico y la competitividad empresarial en Chile?

Cito al ex ministro Rodrigo Valdés en un evento hoy en ICARE: “un aumento de 10 puntos en la tasa de participación significaría un aumento de 4 puntos del PIB”. Con lo que nos está costando como país retomar el crecimiento, tenemos aquí una tremenda oportunidad.

¿Cuáles son algunos ejemplos de empresas en Chile que han tenido éxito en la promoción y retención de mujeres en roles de liderazgo?

Destacaría aquellas empresas que tienen 3 o 4 mujeres en sus directorios. Éstas realmente creen en el valor de la diversidad. Algunos ejemplos: CAP, CMPC, Santander.

Te puede interesar | Primer Informe de Equidad Empresarial y Buen Gobierno Corporativo