Inicio » Noticias » Cómo garantizar que la Inteligencia Artificial nos beneficie a todos

Cómo garantizar que la Inteligencia Artificial nos beneficie a todos

Para crear un mejor mundo laboral a través de la Inteligencia Artificial, no se debe olvidar a las personas que desplazará.

gobernanza innovación Inteligencia Artificial

El Directorio de una empresa que esté invirtiendo en inteligencia artificial, probablemente haya descubierto que la conversación se ha centrado en algunas preguntas clave. Por ejemplo, ¿el uso de IA en la organización realmente refleja los valores corporativos que defiende? ¿Están los resultados para los trabajadores, clientes y otras personas afectadas alineados con esos valores? ¿Y tiene un conjunto común de principios éticos para guiar el uso de la IA en toda la empresa?

En este punto, John Thompson, presidente del Directorio de Microsoft, observa que el problema número uno que él y sus colegas del Directorio deben abordar es el uso ético y responsable de la Inteligencia Artificial, no solo la Inteligencia Artificial como tecnología.

En la mayoría de los casos, lo hacen a través de dos acciones. Primero, aplicar principios de gobernanza sólidos para garantizar que los impactos en las personas directamente sujetas a él sean justos y confiables. Y segundo, revisar continuamente las iniciativas de IA para obtener resultados no deseados y posibles mejoras comerciales transformadoras. ¿El resultado deseado? Equilibrar con éxito el retorno de la inversión de la IA con la mejora de la licencia social de la empresa para operar.

Para el Directorio, la agenda detrás de estas acciones es clara. Hay que obtener la inteligencia artificial correcta, con las garantías y la gobernanza adecuadas, lo que abrirá un nuevo camino hacia el valor sostenido. Hacerlo mal, mostrará los riesgos a la baja que podrían ser existenciales.

Si bien se abordan los riesgos más inmediatos de la inteligencia artificial, todavía hay un elefante sentado en silencio en la esquina del Directorio cada vez que se habla de ello.

Son las consecuencias, intencionadas o no, para aquellas personas y comunidades, a menudo muy alejadas de las fuentes de innovación, cuyos medios de subsistencia se verán desplazados.

Ya se puede escuchar el contraargumento: que la inteligencia artificial creará nuevos y mejores empleos. Empleos que son de mayor valor que los puestos generalmente de menor valor desplazados. Todo eso bien puede ser cierto. Pero ¿quién se beneficiará de estas nuevas y emocionantes oportunidades de empleo? Probablemente no sean las mismas personas que han sido desplazadas.

Por primera vez en la historia, las personas que realizan el desplazamiento están tan alejadas de las que están siendo desplazadas que prácticamente no se dan cuenta de los efectos sobre ellas. Y dado el ritmo acelerado del cambio, esos impactos solo van a aumentar.

Por ejemplo, la minería a carbón. Ninguna persona racional se opondría a la energía limpia. Pero ¿qué pasará con esas comunidades cuando las soluciones de inteligencia artificial para la generación con menos carbono las hayan reemplazado? Se le debe colocar un rostro a los impactos indirectos de los avances en la tecnología energética. Otro ejemplo es la industria del transporte por carretera y toda la infraestructura que la rodea. A medida que los vehículos eléctricos autónomos toman las carreteras, ¿qué sucederá con todas las personas afectadas, desde los trabajadores de las estaciones de servicio hasta los restaurantes en las carreteras? También algo que se está viendo actualmente, el poder salir con los productos de un supermercado sin pasar por una caja atendido por una persona ¿qué pasará con ese trabajador cuando sea reemplazado por las cajas autoservicio?

Entonces, ¿cuál puede ser el camino a seguir? El creciente enfoque en la inteligencia artificial ética es un buen comienzo. Pero se necesita ampliar la apertura en la ética. Claro, el gobierno podría desempeñar un papel. Tal vez podría hacer esto a través de una serie de programas, creando un objetivo nacional y encendiendo la pasión por resolver algunos de nuestros mayores desafíos a través de nuevas plataformas. Pero el gobierno no puede hacer esto solo. Especialmente porque siempre enfrenta el riesgo de consecuencias no deseadas, ya que la regulación puede tener un efecto sofocante si simplemente intenta proteger el statu quo o sustituir el significado por dinero.

En cambio, aquí hay otra idea para un enfoque. ¿Qué tal si la industria de la tecnología se uniera y reconociera que nuestro recurso más preciado, tanto como economía como sociedad, es la capacidad humana infrautilizada? Y no solo en términos de intelecto e ingenio, sino también de creatividad y don de gentes. Una asociación pública/privada centrada en el uso de los tremendos beneficios de la tecnología para ayudar a los desplazados no solo sería una forma positiva de cumplir con un imperativo social, sino también un potencial dinamizador económico que ofrecería un enorme retorno de la inversión global.

Si tal esfuerzo pudiera ponerse en marcha, crearía un nivel de conciencia que repercutiría en todas las industrias que utilizan la inteligencia artificial. Pero, como siempre, lo difícil es empezar. Entonces, si está en el Directorio de una empresa que está comprometida, como la mayoría lo está ahora, a tener un impacto positivo en la sociedad, ¿cómo comienza a marcar la diferencia?

Desde una perspectiva holística, cuando un equipo de liderazgo lanza el programa de inteligencia artificial su empresa, sea cual sea el caso de uso, debe asegurarse de responder tres preguntas en su plan de trabajo desde el primer día:

  • ¿Cuál es el papel y la responsabilidad de la empresa que representamos frente a varios grupos de partes interesadas?
  • ¿Quién se verá directamente afectado por las iniciativas de IA de la empresa, dentro y fuera de la organización, y quién se verá afectado negativamente, incluso indirectamente en la sociedad en general?
  • ¿Cómo podemos colaborar con otros en el ecosistema para ayudar y apoyar a las comunidades de personas que se verán afectadas negativamente?

Responder a estas preguntas establece tres piedras angulares que alientan a una junta a pensar en las personas potencialmente desplazadas como partes interesadas, y le permiten aplicar el mismo nivel de transparencia a los impactos en ellos que lo hace con otros grupos de partes interesadas.

Esto nos lleva de vuelta al propósito central de construir un mejor mundo de trabajo, que se trata de usar la tecnología no solo para resolver un problema inmediato, sino también para generar valor social a largo plazo levantando todos los botes. Lo que, a su vez, significa centrarse no solo en aquellos que se beneficiarán de la inteligencia Artificial, sino también en aquellos para quienes tendrá el efecto contrario. Y cuando se trata de garantizar que usamos la tecnología para crear vidas útiles para todos, estamos todos juntos, porque es de nuestro interés.