Inicio » Servicios » Evaluación de Directorio

Evaluación de Directorio

El proceso de evaluación del directorio es una oportunidad única para mejorar la eficacia del directorio.

La evaluación del directorio es una herramienta que permite la mejora continua del Directorio, entregando información objetiva e independiente para la toma de  decisiones entorno a las buenas prácticas de gobierno corporativo.

En el IdDC realizamos un proceso de mejora y digitalización del Directorio a través de su evaluación, permitiendo desarrollar un modelo de gobernanza acorde a las necesidades actuales de los accionistas y stakeholders.

Los diferentes estándares internacionales en materia de gobierno corporativo exigen al Directorio someterse a un ejercicio de autoevaluación. Ello con el objetivo de:

  • Retar el statu quo: La evaluación de un grupo humano como el Directorio constituye una fuente indispensable de cuestionamiento que fuerza la identificación de oportunidades de mejora.
  • Incidir en la competitividad: Se busca mejorar la eficiencia e incrementar la productividad del Directorio, que se traducen también en mejoras de la competitividad de la empresa.
  • Hacer sostenibles las mejoras: Permite brindar un soporte metodológico a la identificación de oportunidades de mejora, que faciliten su ejecución y sostenibilidad.
  • Dar un buen mensaje: Configuran una demostración patente del interés real del Directorio por la búsqueda de la excelencia, en beneficio de la empresa y sus grupos de interés.
  • Promover la excelencia: Permite medir el desempeño real y compararlo con el esperado, para así acortar brechas en busca de la excelencia en la gestión de este órgano de gobernanza.

¿Por qué evaluarse?

95% de los contribuyentes de la lista Fortune 100 de 2022, revelaron que incluían la autoevaluación de los directores individuales junto con la evaluación del directorio y el comité.

A nivel internacional, las evaluaciones han sido requeridas en todas las empresas públicas que cotizan en  la Bolsa de Valores de Nueva York.

La NCG 461 en Chile recomienda que los directorios evalúen su funcionamiento, composición y desempeño.

Evaluamos 5 pilares:

  • Estrategia de negocio
  • Ambiente de control
  • Acceso a la información
  • Trato igualitario a accionistas
  • Gestión de sostenibilidad

Cronograma de evaluación:

  • Preparación
  • Encuesta
  • Entrevista
  • Análisis
  • Feedback
  • Plan de acción

Beneficios de la autoevaluación:

  • Determinar la dinámica y relación que hoy se tiene con la administración, comités, accionistas e inversionistas, para descubrir áreas de fortaleza y mejora.
  • Entender la estructura y composición del Directorio, prácticas de información, agenda de las sesiones, toma de decisiones y efectividad general.
  • Disminución de riesgos y mejor control de los procesos, políticas y procedimientos.
  • Incorporación y supervisión sólida en torno a la cultura organizacional.